Otras Oraciones y Devociones

[Índice]

 

Prácticas piadosas

•   Via Crucis

•   Aceptación de la muerte

•   Jaculatorias

•   Santo Rosario

•   Siete Domingos de San José

•   Bendición con el Santísimo

•   Antífonas Marianas para la Bendición

•   Decenario al Espíritu Santo

•   Novena de Navidad

•   Consagración a la Sagrada Familia

Salmos y Cánticos de la Sagrada Escritura

•   Salmo 2

•   Salmo 50 (Miserere)

•   Salmo 62 (Deus meus es tu)

•   Salmo 83 (Quam dilecta)

•   Salmo 84 (Complacuisti)

•   Salmo 85 (Inclina Domine)

•   Salmo 115 (Credidi)

•   Salmo 129 (De profundis)

•   Cántico de María (Magníficat)

•   Cántico de Zacarías (Benedictus)

•   Cántico de Simeón (Nunc dimittis)

Otras oraciones

•   Oración por la paz

•   Oración por el Papa

•   Oración por el Obispo

•   Oración por la Iglesia

•   Oración por la unidad de la Iglesia

•   Oración por la unidad de los cristianos

•   Oración de Pío XII por los sacerdotes

•   Oración para pedir vocaciones

•   Oración por los difuntos (bizantina)

•   Dies iræ (Himno de difuntos)

•   Oración al Ángel de la guarda

•   Oraciones de la Beata Madre Teresa

•   Oración de Santo Tomás Moro

•   Oración a San Juan María Vianney

•   Oración para pedir la Santa Pureza

•   Oración por la salud

•   Yo en la cama, Tú en la Cruz

•   Tarde te amé

[Índice]

Via Crucis

 

El Via Crucis de San Josemaría se encuentra en el libro Via Crucis. Aquí incluimos una versión más breve.

Oración preparatoria:

V/. Por la señal de la Santa Cruz, de nuestros enemigos líbranos, Señor , Dios nuestro. En el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo.
R/.Amén.

Acto de Contrición:

Pésame, Dios mío, y me arrepiento de todo corazón de haberos ofendido. Pésame por el infierno que merecí y por el cielo que perdí, pero mucho más me pesa porque pecando ofendí a un Dios tan bueno y tan grande como Vos. Antes querría haber muerto que haberos ofendido; y propongo firmemente no pecar más y evitar las ocasiones próximas de pecado. Amén.

Modo de hacer el Via Crucis:

Después de anunciar la Estación que se va a contemplar se dice:

V/. Te adoramos, oh Cristo, y te bendecimos.
R/. Que por tu Santa Cruz redimiste al mundo.

Se medita la estación, leyendo el pequeño texto que la acompaña. Al final se reza un Padre nuestro, un Ave María y se añade:

V/. Señor, pequé.
R/. Tened piedad y misericordia de mí.


Estaciones del Via Crucis

I Estación: Jesús es condenado a muerte

Siendo Dios inmortal, Jesús quiso morir para librarme del pecado.

II Estación: Jesús carga con la cruz

El Señor lleva a cuestas la Cruz, para enseñarme a llevar yo las mías.

III Estación: Jesús cae por primera vez bajo el peso de la Cruz

Son mis pecados los que hacen que el Señor caiga por tierra.

IV Estación: Jesús se encuentra con su Santísima Madre

Madre mía: no me faltes nunca en mi camino.

V Estación: Simón de Cirene ayuda a Jesús a llevar la Cruz

Llevando con ánimo mis cruces, ayudo a Jesús a llevar el peso de la suya.

VI Estación: Una piadosa mujer enjuga el rostro de Jesús

Tengo que consolar a los demás, cuando sufren, viendo en ellos al Señor.

VII Estación: Jesús cae por segunda vez

Señor, dame fuerzas y amor para levantarme cada vez que caiga.

VIII Estación: Jesús consuela a las hijas de Jerusalén

El Señor vuelva sobre nosotros su misericordia, aunque esté sufriendo por nuestra culpa.

IX Estación: Jesús cae por tercera vez

Aunque yo caiga muchas veces, el Señor me perdonará siempre por medio de la Confesión.

X Estación: Jesús es despojado de sus vestiduras

La vergüenza que pasó el Señor al quedar desnudo, debe hacerme estimar la virtud de la modestia y el pudor.

XI Estación: Jesús es clavado en la cruz

Los tremendos dolores del Señor me recuerdan que he de ser mortificado.

XII Estación: Jesús muere en la cruz

Nadie ama más a su amigo, que el que da su vida por ese amigo.

XIII Estación: Jesús es bajado de la Cruz y entregado a su Madre

Madre mía, quiero acompañarte en tu dolor con el dolor de mis pecados.

XIV Estación: Dan sepultura al cuerpo de Jesús

Me dice San Pablo que he sido sepultado con Cristo, para no cometer más pecados.


Oración final:

Te suplico, Señor, que me concedas, por intercesión de tu Madre la Virgen, que cada vez que medite tu Pasión, quede grabado en mí con marca de actualidad constante, lo que Tú has hecho por mí y tus constantes beneficios. Haz, Señor, que me acompañe, durante toda mi vida, un agradecimiento inmenso a tu Bondad. Amén.

Virgen Santísima de los Dolores, mírame cargando la cruz de mi sufrimiento; acompáñame como acompañaste a tu Hijo Jesús en el camino del Calvario; eres mi Madre y te necesito. Ayúdame a sufrir con amor y esperanza para que mi dolor redentor que en las manos de Dios se convierta en un gran bien para la salvación de las almas. Amén.

También se puede terminar rezando la Aceptación de la muerte.

[Índice]

Aceptación de la muerte

 

Oración: Oh Dios, Padre mío, Señor de la vida y de la muerte, que con decreto inmutable, en justo castigo de nuestras culpas, has establecido que todos los hombres hayan de morir: mírame aquí postrado delante de Ti. Aborrezco de todo corazón mis culpas pasadas, por las que he merecido mil veces la muerte, que ahora acepto para expiarlas y para obedecer a tu amable Voluntad. Gustosamente moriré, Señor, en el tiempo, en el lugar, del modo que Tú quieras, y hasta entonces aprovecharé los días de vida que me queden para luchar contra mis defectos y crecer en tu amor, para romper todos los lazos que atan mi corazón a las criaturas, para preparar mi alma a comparecer en tu presencia; y desde ahora me abandono sin reservas en los brazos de tu paternal Providencia.

Oración para obtener una buena muerte

Creador y Padre mío, te pido la más importante de todas tus gracias: la perseverancia final y una muerte santa. Por grande que haya sido el abuso hecho de la vida que me has dado, concédeme vivirla desde ahora y terminarla en tu santo amor.

Que yo muera como los Santos Patriarcas, dejando sin tristezas este valle de lágrimas, para ir a gozar del descanso eterno en mi verdadera patria.

Que yo muera como el glorioso San José, acompañado de Jesús y de María, pronunciando estos nombres dulcísimos, que espero bendecir por toda la eternidad.

Que yo muera como la Virgen Inmaculada, en la caridad más pura y con el deseo de unirme al único objeto de mis amores.

Que yo muera como Jesús en la Cruz, plenamente identificado con la Voluntad del Padre, hecho holocausto por Amor.

Jesús, muerto por mí, concédeme la gracia de morir en un acto de perfecta caridad hacia Ti.

Santa María, Madre de Dios, ruega por mí ahora y en la hora de mi muerte.

San José, mi Padre y Señor, alcánzame que muera con la muerte de los justos.

Oración para el momento de la muerte

Señor, Dios mío: ya desde ahora acepto de buena voluntad, como venida de tu mano, cualquier género de muerte que quieras enviarme, con todas sus angustias, penas y dolores.

V/. Jesús, José y María
R/. Os doy el corazón y el alma mía.

V/. Jesús, José y María
R/. Asistidme en mi última agonía.

V/. Jesús, José y María
R/. Descanse en paz con Vos el alma mía.

[Índice]

Jaculatorias

[Latín]

 

Al Señor

- Señor, auméntame la fe.

- Señor, no valgo nada, no puedo nada, no tengo nada, no soy nada.

- Creo, Señor, pero ayuda mi incredulidad.

- ¡Jesús, Hijo de David, ten piedad de mí, que soy pecador!

- Jesús, Jesús, sé para mí siempre Jesús.

- Señor, Tú lo sabes todo, Tú sabes que te amo.

- ¡Señor, que vea! ¡Señor, que sea!

- Tuyo soy, para Ti nací, ¿qué quieres, Jesús, de mí?

- Corazón Sacratísimo y Misericordioso de Jesús, danos la paz.

- ¡Dulce Corazón de Jesús, sed mi amor!

- Aparta, Señor, de mí, lo que me aparte de Ti.

- Señor, si quieres, puedes limpiarme.

- Queremos que Cristo reine.

- Señor, tómame como soy, pero haz que sea como Tú quieres que sea.

- Señor, me abandono en Ti, confío en Ti, descanso en Ti.

- Señor, para mí nada quiero.

- Todo para tu gloria, y por Amor.


A la Virgen

- Santa María, Esperanza nuestra, asiento de la sabiduría, ruega por nosotros.

- Santa María, Esperanza nuestra, esclava del Señor, ruega por nosotros.

- Santa María, estrella de Oriente, ayuda a tus hijos.

- ¡Señora, que vea! ¡Señora, que sea!

- Madre, muestra que eres Madre.

- Santa María, Madre del Amor Hermoso, ayuda a tus hijos.

- Corazón Dulcísimo de María, prepárame un camino seguro.

- Santa María, refugio y fortaleza nuestra.

- ¡Dulce Corazón de María, sed mi salvación!


Otras jaculatorias

- Mi Dios y mi todo.

- Bendita sea la Santísima Trinidad.

- ¡Sálvanos, Señor, que perecemos!

- ¡Señor mío y Dios mío!

- Para Dios toda la gloria.

- Para los que aman a Dios, todo es para bien.

- Aquí me tienes, porque me has llamado.

- Con alegría, ningún día sin cruz.

- Jesús, María y José, ¡que esté siempre con los tres!

- San José, mi Padre y Señor, bendice a todos los hijos de la santa Iglesia de Dios.

- Todos con Pedro a Jesús por María.

- Porque Tú eres, Dios mío, mi fortaleza.

- Creo, Señor, pero ayuda mi incredulidad.

- Buscaré tu rostro, Señor.

- Dios mío, te amo... pero ¡enséñame a amar!

- Todo lo puedo en Aquél que me conforta.

- Padre Omnipotente, Santo, Dios eterno y misericordioso: por la intercesión de Santa María, te doy gracias por todos tus beneficios, incluso los desconocidos.

- Crea en mí, ¡oh Dios!, un corazón puro.

- Un corazón contrito y humillado, ¡oh Dios!, Tú no lo desprecias.

- ¡Ahora comienzo!

[Índice]

Novena de Navidad

 

Todos los días, al comenzar la novena, se reza:

Señor Jesús, danos la gracia de hacer bien esta novena y preparar nuestras almas para recibirte el día de Navidad, con el cariño con que te recibieron la Virgen Santísima y San José. Amén.

Reflexiones

[Día 16][Día 17][Día 18]
 [Día 19][Día 20][Día 21
 [Día 22][Día 23][Día 24


Día primero: 16 de diciembre

Reflexión:

Los hombres hemos ofendido a Dios con nuestros pecados y no podemos redimirnos por nosotros mismos. Ningún sacrificio es capaz de compensar el grave mal del pecado. Pero Dios, Padre amoroso, ha querido salvarnos y para esto mandó a su Hijo: “Tanto amó Dios al mundo que entregó a su propio Hijo”. Debemos dar gracias al Señor porque ha querido salvarnos y lo ha hecho de un modo tan admirable.

Oración: Oh Señor, Padre nuestro, que estás en los cielos, te damos gracias porque nos has entregado a tu propio Hijo Jesucristo para que fuera nuestro Redentor. Concédenos la gracia de conocerle, amarle e imitarle toda la vida, para alcanzar así la felicidad eterna. Amén.

Padre nuestro, Ave María y Gloria.

Jaculatoria final: Señor, sálvanos, que perecemos.


Día segundo: 17 de diciembre

Reflexión:

La Virgen María y San José prepararon con gran amor y cuidado el pesebre de Belén para que en él naciera el Niño Jesús. Nosotros tenemos que preparar, como ellos, nuestro corazón para recibir a Jesús. Es necesario perdonar las ofensas, ser puros, y llenar el alma de un gran amor a Dios, para que no sea como un pesebre sucio, sino más bien como un pedacito de cielo, y el Niño Jesús esté feliz en nuestra compañía.

Oración: Purifica, oh Señor, nuestras almas para que seamos dignos de recibirte. Amén.

Padre nuestro, Ave María y Gloria.

Jaculatoria final: Ven, Señor Jesús.


Día tercero: 18 de diciembre

Reflexión:

Los ángeles del cielo cantaban en la gruta de Belén: “Gloria a Dios en las alturas y paz en la tierra a los hombres de buena voluntad”. Jesús viene a traernos la felicidad y la paz. Si seguimos sus mandamientos seremos felices y tendremos paz. El mundo, los hombres, las familias, no tienen paz, cuando no reciben a Jesús. Hay que poner buena voluntad para recibir el don de la paz y todas las gracias de Dios.

Oración: Señor, Dios nuestro, que se cumpla tu voluntad en los cielos y en la tierra y danos el precioso don de la paz. Haz que sigamos fielmente a tu Hijo Jesucristo y seamos fieles a sus mandamientos. Amén.

Padre nuestro, Ave María y Gloria.

Jaculatoria final: Señor, danos la paz.


Día cuarto: 19 de diciembre

Reflexión:

María Santísima y San José adoraron con grandísimo amor a Jesús recién nacido. Una fe gigantesca les hacía reconocer en aquel Niño pequeñito al mismo Dios, Creador de cielos y tierra. Ojalá nosotros adoremos con igual fe, amor y reverencia a Jesús escondido en la pequeñez de la Hostia consagrada.

Oración: Señor, auméntanos la fe. Haz que cada día creamos más firmemente en Ti, y te adoremos con profunda reverencia. Amén.

Padre nuestro, Ave María y Gloria.

Jaculatoria final: Señor, auméntanos la fe.


Día quinto: 20 de diciembre

Reflexión:

Los pastores acudieron al pesebre de Belén para adorar al Niño y llevarle sus humildes regalos. Debemos ser generosos con nuestro Dios, que se ha dado, se ha entregado totalmente a nuestras almas por amor. La generosidad se manifiesta por medio del sacrificio: procuremos hacer algún pequeño sacrificio o mortificación para corresponder al amor de Jesús. Podemos privarnos de algún gusto o satisfacción para demostrar al Señor que le queremos.

Oración: Oh Dios infinitamente generoso, haz que también nosotros seamos generosos contigo y que no te neguemos nada de lo que nos pides en esta vida. Amén.

Padre nuestro, Ave María y Gloria.

Jaculatoria final: Jesús, quiero ser tuyo.


Día sexto: 21 de diciembre

Reflexión:

Los Magos, hombres sabios y poderosos, vinieron de Oriente para postrarse ante el Niño Jesús y adorarle. Por respeto humano y cobardía algunos se apartan de Jesús. La verdadera grandeza consiste en someterse a Dios y a su santa Ley. Servir a Dios es reinar. Nunca el hombre es tan grande como cuando está de rodillas ante Dios.

Oración: Señor, haz que te sirvamos siempre sin avergonzarnos jamás de ser cristianos; por el contrario, que sepamos tener un santo orgullo de servirte. Amén.

Padre nuestro, Ave María y Gloria.

Jaculatoria final: Hágase tu Voluntad, así en la tierra como en el cielo.


Día séptimo: 22 de diciembre

Reflexión:

Los Magos, hombres sabios y poderosos, vinieron a Belén siguiendo una estrella. Recibieron ese signo del cielo, porque eran hombres dispuestos a obedecer la voluntad de Dios. Que seamos dóciles a las inspiraciones de la gracia, y procuremos hacer siempre la voluntad divina.

Oración: Señor, danos la gracia de seguir la vocación que Tú desde la eternidad has dispuesto para cada uno de nosotros. Amén.

Padre nuestro, Ave María y Gloria.

Jaculatoria final: Señor, mándame ir a Ti.


Día octavo: 23 de diciembre

Reflexión:

Una mula y un buey calentaban un poquito con su aliento al Niño Jesús que tiritaba de frío. Hasta los animales sirven a Dios. Toda criatura puede honrar y alabar a Dios y debe hacerlo. No es necesario realizar cosas extraordinarias o muy grandes para agradar a Dios. Propongámonos servirle cada día, con el cumplimiento fiel de nuestras obligaciones ordinarias.

Oración: Oh Jesús, enséñanos a servirte fielmente toda nuestra vida, mediante el cumplimiento amoroso de nuestras obligaciones. Amén.

Padre nuestro, Ave María y Gloria.

Jaculatoria final: Haz, Señor, que nunca me separe de Ti.


Día noveno: 24 de diciembre

Reflexión:

Nuestro Dios, Jesucristo, vino al mundo como un Niño pequeño, naciendo en un portal frío y oscuro. El Señor y Dueño del universo entero se sometió a la mayor pobreza. Jesús nos enseña con toda su vida, desde la infancia hasta la muerte de cruz, el espíritu de desprendimiento de las cosas materiales. Hay que ser pobres de espíritu para entrar en el cielo. Sólo si amamos la pobreza, tendremos la riqueza más grande: el amor y la gracia de Dios.

Oración: Danos, Señor, un corazón desprendido de las cosas materiales, para que te amemos sobre todas las cosas y gocemos eternamente de tu compañía en el cielo. Amén.

Padre nuestro, Ave María y Gloria.

Jaculatoria final: ¡Señor mío y Dios mío!

[Índice]

Consagración de la familia a la Sagrada Familia

 

RITOS INICIALES

El padre o madre de familia, o el ministro que va a realizar la Consagración, comienza del siguiente modo:

Por la señal de la santa Cruz...

Queridos hermanos: Para que nuestra consagración sea más agradable a la Sagrada Familia, Jesús, María y José, purifiquemos antes nuestra alma de pecados y faltas diciendo de todo corazón:

Todos:

Te doy gracias, Dios mío, por todos los beneficios que me has concedido. Te pido perdón de todas las faltas que he cometido; me pesa de todo corazón haberte ofendido y me propongo firmemente agradarte en todo en adelante, ayudado de tu divina gracia.

ACTO DE CONSAGRACIÓN

El ministro continúa:

Oh Jesús, Redentor nuestro, que habiendo venido a iluminar al mundo con la doctrina y con el ejemplo, habéis querido pasar la mayor parte de tu vida, humilde y sujeto a María y a José en la pobre casa de Nazaret, santificando a aquella Familia que había de ser el modelo de todas las familias cristianas; acoged benigno nuestra//esta familia, que ahora se dedica y consagra a vos.

Dígnate protegerla, guardarla y establecer en ella tu santo temor, con la paz y concordia de la caridad cristiana, para que imitando el ejemplo divino de tu Familia, pueda alcanzar toda entera, sin faltar uno solo, la eterna bienaventuranza.

María, Madre de Jesús y Madre nuestra, con tu piadosa intercesión haz que sea aceptable a Jesús esta humilde ofrenda, y obtenednos su gracia y bendición.

Oh, san José, custodio santísimo de Jesús y de María, socórrenos con tus plegarias en todas las necesidades espirituales y temporales, a fin de que en unión con María y con vos, podamos bendecir eternamente a nuestro divino Redentor Jesús.

R/. Amén.

Todos juntos recitan entonces un Padrenuestro, Avemaría y Gloria.

Después el ministro recita la oración:

Oremos: Dios, Padre nuestro, que has propuesto a la Sagrada Familia como maravilloso ejemplo a los ojos de tu pueblo: concédenos, te rogamos, que, imitando sus virtudes domésticas y su unión en el amor, lleguemos a gozar de los premios eternos en el hogar del cielo. Por Jesucristo, nuestro Señor. R/. Amén.

INVOCACIONES FINALES

Jesús, José y María, te doy el corazón y el alma mía.

Jesús, José y María, asistidme en mi última agonía.

Jesús, José y María, con vos descanse en paz el alma mía.

[Índice]

Salmo 50 (Miserere)

[Latín]

 

Ten piedad de mí, oh Dios, según tu misericordia: Y según la muchedumbre de tus piedades, borra mi iniquidad.

Lávame todavía más de mi iniquidad, y límpiame de mi pecado. Porque yo reconozco mi maldad, y delante de mí tengo siempre mi pecado.

Contra ti solo he pecado; y he cometido la maldad delante de tus ojos a fin de que perdonándome, aparezcas justo en cuanto hables, y quedes victorioso en los juicios que de ti se forme.

Mira, pues, que fui concebido en iniquidad, y que mi madre me concibió en pecado. Y mira que tú amas la verdad: tú me revelaste los secretos y recónditos misterios de tu sabiduría.

Me rociarás, Señor, con el hisopo, y seré purificado: me lavarás, y quedaré más blanco que la nieve. Infundirás en mi oído palabras de gozo, y de alegría; con lo que se recrearán mis huesos quebrantados.

Aparta tu rostro de mis pecados, y borra todas mis iniquidades. Crea en mí, oh Dios, un corazón puro, y renueva en mis entrañas el espíritu de rectitud.

No me arrojes de tu presencia, y no retires de mí tu santo Espíritu. Restitúyeme la alegría de tu Salvador; y fortaléceme con un espíritu generoso.

Yo enseñaré tus caminos a los malos, y se convertirán a ti los impíos. Líbrame de la sangre, oh Dios, Dios salvador mío, y ensalzará mi lengua tu justicia.

Oh Señor, tú abrirás mis labios; y publicará mi boca tus alabanzas. Que si tú quisieras sacrificios, ciertamente te los ofreciera; mas tú no te complaces sólo con holocaustos.

El espíritu compungido es el sacrificio más grato para Dios: no despreciarás, oh Dios mío, el corazón contrito y humillado. Señor, por tu buena voluntad sé benigno para con Sión, a fin de que estén firmes los muros de Jerusalén.

Entonces aceptarás el sacrificio de justicia, las ofrendas, y los holocaustos; entonces serán colocados sobre tu altar becerros para el sacrificio.

[Índice]

Salmo 62 (Deus meus es tu)

[Latín]

 

Oh Dios, Tú eres mi Dios, al alba te busco, mi alma tiene sed de Ti, por Ti mi carne desfallece, en tierra desierta y seca, sin agua.

Por eso te contemplo en el Santuario, para ver tu poder y tu gloria.

Tu misericordia vale más que la vida, mis labios te alabarán.

Así te bendeciré toda la vida, a tu Nombre alzaré mis manos.

[Índice]

Salmo 83 (Quam dilecta)

[Latín]

 

¡Qué amables tus moradas, oh Yahveh Sebaot!

Anhela mi alma y languidece tras de los atrios de Yahveh, mi corazón y mi carne gritan de alegría hacia el Dios vivo.

Hasta el pajarillo ha encontrado una casa, y para sí la golondrina un nido donde poner a sus polluelos: ¡Tus altares, oh Yahveh Sebaot, rey mío y Dios mío!

Dichosos los que moran en tu casa, te alaban por siempre.

Dichosos los hombres cuya fuerza está en ti, y las subidas en su corazón.

Al pasar por el valle del Bálsamo, lo hacen un hontanar, y la lluvia primera lo cubre de bendiciones.

De altura en altura marchan, y Dios se les muestra en Sión.

¡Yahveh Dios Sebaot, escucha mi plegaria, tiende tu oído, oh Dios de Jacob!

Oh Dios, escudo nuestro, mira, pon tus ojos en el rostro de tu ungido. Pausa.

Vale más un día en tus atrios que mil en mis mansiones, estar en el umbral de la Casa de mi Dios que habitar en las tiendas de impiedad.

Porque Yahveh Dios es almena y escudo, él da gracia y gloria; Yahveh no niega la ventura a los que caminan en la perfección.

¡Oh Yahveh Sebaot, dichoso el hombre que confía en ti!

[Índice]

Salmo 84 (Complacuisti)

[Latín]

 

Propicio has sido, Yahveh, con tu tierra, has hecho volver a los cautivos de Jacob;

Has quitado la culpa de tu pueblo, has cubierto todos sus pecados.

Has retirado todo tu furor, has desistido del ardor de tu cólera.

¡Haznos volver, Dios de nuestra salvación, cesa en tu irritación contra nosotros!

¿Vas a estar siempre airado con nosotros? ¿Prolongarás tu cólera de edad en edad?

¿No volverás a darnos vida para que tu pueblo en ti se regocije?

¡Muéstranos tu amor, Yahveh, y danos tu salvación!

Voy a escuchar de qué habla Dios. Sí, Yahveh habla de paz para su pueblo y para sus amigos, con tal que a su torpeza no retornen.

Ya está cerca su salvación para quienes le temen, y la Gloria morará en nuestra tierra.

Amor y Verdad se han dado cita, Justicia y Paz se abrazan;

La Verdad brotará de la tierra, y de los cielos se asomará la Justicia.

El mismo Yahveh dará la dicha, y nuestra tierra su cosecha dará;

La Justicia marchará delante de él, y con sus pasos trazará un camino.

[Índice]

Salmo 85 (Inclina Domine)

[Latín]

 

Inclina tu oído, Yahveh, respóndeme, que soy desventurado y pobre,

Guarda mi alma, porque yo te amo, salva a tu siervo que confía en ti. Tú eres mi Dios.

Tenme piedad, Señor, pues a ti clamo todo el día;

Recrea el alma de tu siervo, cuando hacia ti, Señor, levanto mi alma.

Pues tú eres, Señor, bueno, indulgente, rico en amor para todos los que te invocan;

Yahveh, presta oído a mi plegaria, atiende a la voz de mis súplicas.

En el día de mi angustia yo te invoco, pues tú me has de responder;

Entre los dioses, ninguno como tú, Señor, ni obras como las tuyas.

Vendrán todas las naciones a postrarse ante ti, y a dar, Señor, gloria a tu nombre;

Pues tú eres grande y obras maravillas, tú, Dios, y sólo tú.

Enséñame tus caminos Yahveh, para que yo camine en tu verdad, concentra mi corazón en el temor de tu nombre.

Gracias te doy de todo corazón, Señor Dios mío, daré gloria a tu nombre por siempre;

Pues grande es tu amor para conmigo, tú has librado mi alma del fondo del seol.

Oh Dios, los orgullosos se han alzado contra mí, una turba de violentos anda buscando mi alma, y no te tienen a ti delante de sus ojos.

Mas tú, Señor, Dios clemente y compasivo, tardo a la cólera, lleno de amor y de verdad;

¡Vuélvete a mí, tenme compasión! Da tu fuerza a tu siervo, salva al hijo de tu sierva.

Haz conmigo un signo de bondad: Que los que me odian vean, avergonzados, que tú, Yahveh, me ayudas y consuelas.

[Índice]

Salmo 115 (Credidi)

[Latín]

 

¡Tengo fe, aún cuando digo: «Muy desdichado soy»!,

Yo que he dicho en mi consternación: «Todo hombre es mentiroso».

¿Cómo a Yahveh podré pagar todo el bien que me ha hecho?

La copa de salvación levantaré, e invocaré el nombre de Yahveh.

Cumpliré mis votos a Yahveh, ¡sí, en presencia de todo su pueblo!

Mucho cuesta a los ojos de Yahveh la muerte de los que le aman.

¡Ah, Yahveh, yo soy tu siervo, tu siervo, el hijo de tu esclava, tú has soltado mis cadenas!

Sacrificio te ofreceré de acción de gracias, e invocaré el nombre de Yahveh.

Cumpliré mis votos a Yahveh, sí, en presencia de todo su pueblo,

En los atrios de la Casa de Yahveh, en medio de ti, Jerusalén.

[Índice]

Salmo 129 (De profundis)

[Latín]

 

Desde lo hondo a ti grito, Señor; Señor, escucha mi voz; estén tus oídos atentos a la voz de mi súplica.

Si llevas cuenta de los delitos, Señor, ¿quién podrá resistir? Pero de Ti procede el perdón, y así infundes respeto.

Mi alma espera en el Señor; espera en su palabra; mi alma aguarda al Señor más que el centinela a la aurora.

Aguarda Israel al Señor, como el centinela la aurora; porque del Señor viene la misericordia, la redención copiosa, y Él redimirá a Israel de todos sus delitos.

[Índice]

Cántico de Zacarías (Benedictus)

[Latín]

 

Bendito sea el Señor, Dios de Israel, porque ha visitado y redimido a su pueblo, suscitándonos una fuerza de salvación en la casa de David, su siervo, según lo había predicho desde antiguo por boca de sus santos Profetas.

Es la salvación que nos libra de nuestros enemigos y de la mano de todos los que nos odian; realizando la misericordia que tuvo con nuestros padres, recordando su santa alianza y el juramento que juró a nuestro padre Abrahán.

Para concedernos que, libres de temor, arrancados de la mano de los enemigos, le sirvamos con santidad y justicia, en su presencia, todos nuestros días.

Y a ti, Niño, te llamarán profeta del Altísimo, porque irás delante del Señor a preparar sus caminos, anunciando a su pueblo la salvación, el perdón de sus pecados.

Por la entrañable misericordia de nuestro Dios, nos visitará el sol que nace de lo alto, para iluminar a los que viven en tinieblas y en sombra de muerte, para guiar nuestros pasos por el camino de la paz.

Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo. Como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén.

[Índice]

Cántico de Simeón (Nunc dimittis)

[Latín]

 

Ahora, Señor, según tu promesa, puedes dejar a tu siervo irse en paz.

Porque mis ojos han visto a tu Salvador, a quien has presentado ante todos los pueblos: luz para alumbrar a las naciones y gloria de tu pueblo Israel.

Gloria al Padre...

[Índice]

Oración por la paz

 

Oh Dios, que con amor paternal gobiernas el mundo, te rogamos que todos los hombres, a quienes diste un mismo origen, constituyan una sola familia en paz, y vivan siempre unidos por el amor fraterno. Amén.

[Índice]

Oración por el Papa

[Latín]

 

V/. Oremos por el Soberano Pontífice N.
R/. El Señor lo conserve y lo llene de vida, le haga bienaventurado en la tierra, y no le deje caer en manos de sus enemigos.

[Índice]

Oración por el Obispo

[Latín]

 

Permanezca y se alimente, Señor, en tu fortaleza, y en la excelencia de tu nombre. Amén.

[Índice]

Oración por la Iglesia

[Latín]

 

Oh Dios, refugio y fortaleza nuestra, vuélvete propicio al pueblo que clama a Ti. Y por la intercesión de la gloriosa e Inmaculada Virgen María, Madre de Dios, la de su Esposo, San José, la de tus santos Apóstoles Pedro y Pablo y la de todos los Santos, escucha benigno y misericordioso las oraciones que te presentamos por la conversión de los pecadores y por la libertad y la exaltación de la Santa Madre Iglesia. Por el mismo Cristo nuestro Señor. Amén.

[Índice]

Oración por la unidad de la Iglesia

[Latín]

 

Dios omnipotente y misericordioso, que por tu Hijo quisiste reunir en un solo pueblo a la diversidad de las gentes. Para que se glorifique el nombre cristiano, concede benignamente que desaparezca cualquier división, que todos estén unidos en la verdad y en la caridad, y que todos los hombres, iluminados con la luz de la verdadera fe, se reúnan en la fraternal comunión de la única Iglesia. Por Cristo nuestro Señor. Amén.

[Índice]

Oración por la unidad de los cristianos

 

Dios todopoderoso y eterno, Tú que reúnes a los que están dispersos y velas sobre todos los que has reunido, dirige tu mirada bondadosa sobre las ovejas del rebaño de tu Hijo, para que todos los que un mismo bautismo ha consagrado, permanezcan unidos ahora en la totalidad de la fe y en la unión de la caridad. Por Jesucristo nuestro Señor. Amén.

[Índice]

Oración de Pío XII por los sacerdotes

[Latín]

 

Oh Jesús, Pontífice eterno, Pastor bueno, Fuente de vida, que, por singular magnificencia de tu dulcísimo Corazón, nos diste a nuestros sacerdotes para que cumplieran en nosotros aquellos designios de santificación que tu gracia inspira a nuestros corazones, te suplicamos les ayudes con tu misericordioso auxilio.

Que la fe, oh Jesús, vivifique en ellos sus obras; que la esperanza sea indestructible en sus pruebas, que la caridad sea ardiente en sus propósitos. Tu palabra, rayo de la Eterna Sabiduría, sea, por la continua meditación, el aliento perenne de su vida interior; que los ejemplos de tu Vida y de tu Pasión se renueven en su conducta y en sus sufrimientos para enseñanza nuestra, para luz y aliento en nuestros dolores.

Haz, oh Señor, que nuestros sacerdotes, desprendidos de todo interés mundano y únicamente celosos por tu gloria, permanezcan fieles a su deber, con pura conciencia, hasta el último aliento. Y cuando, por la muerte del cuerpo, pongan en tus manos la bien cumplida tarea, hallen en Ti, Señor Jesús, que fuiste su Maestro en la tierra, el premio eterno de la corona de justicia en el esplendor de los santos. Amén.

[Índice]

Oración para pedir vocaciones

[Latín]

 

Señor, Jesucristo, que dijiste a tus Apóstoles “la mies es mucha, pero los operarios son pocos”, haz que nosotros, inflamados en tu amor y movidos por el celo de la divina gloria, pidamos humildemente al Señor de la mies que envíe operarios a su mies. Tú que vives y reinas con Dios Padre, en la unidad del Espíritu Santo, y eres Dios por los siglos de los siglos. Amén.

O bien:

Te rogamos, Señor, envíes obreros a tu mies, para que guarden sin cesar los mandamientos de tu Hijo Unigénito, y se renueve su sacrificio en todas partes. Él, que vive y reina contigo en la unidad del Espíritu Santo, y es Dios, por los siglos de los siglos. Amén.

[Índice]

Oración al santo Ángel de la guarda

 

Mi buen Ángel de la Guarda, que ves continuamente el rostro de nuestro Padre que está en el cielo, Dios me ha confiado a ti desde el inicio de mi vida. Te agradezco de todo corazón tu amoroso cuidado. A ti me entrego y te prometo mi amor y fidelidad.

Te pido: protégeme contra mi propia debilidad y contra los ataques de los espíritus malignos; ilumina mi espíritu y mi corazón para que conozca y cumpla siempre la voluntad de Dios y guíame a la unión con Dios, Padre, Hijo y Espíritu Santo. Amén.

[Índice]

Oraciones de la Beata Madre Teresa de Calcuta

 

Líbrame, Jesús mío,
del deseo de ser amada,
del deseo de ser alabada,
del deseo de ser honrada,
del deseo de ser venerada,
del deseo de ser preferida,
del deseo de ser consultada,
del deseo de ser aprobada,
del deseo de ser popular,
del temor de ser humillada,
del temor de ser despreciada,
del temor de sufrir rechazos,
del temor de ser calumniada,
del temor de ser olvidada,
del temor de ser ofendida,
del temor de ser ridiculizada,
del temor de ser acusada.

Ayúdame, Señor, a
tomarme tiempo para pensar,
tomarme tiempo para rezar,
tomarme tiempo para reír,
tomarme tiempo para jugar,
tomarme tiempo para amar y ser amado,
tomarme tiempo para dar,
tomarme tiempo para leer,
tomarme tiempo para ser amable,
tomarme tiempo para trabajar.

[Índice]

Oración de Santo Tomás Moro

 

Dame, Señor, salud del cuerpo y, con ella, el sentido común necesario para conservarla lo mejor posible.

Dame un alma santa, Señor, que mantenga ante mis ojos todo lo que es bueno y puro, para que a la vista del pecado no se turbe, sino que sepa encontrar los medios para poner orden en todas las cosas.

Dame un alma ajena a la tristeza, que no conozca refunfuños ni suspiros ni lamentos. Y no permitas que esta cosa que se llama “yo”, y que siempre tiende a dilatarse, me preocupe demasiado.

Dame, Señor, sentido del humor. Dame la gracia de comprender una broma, para lograr un poco de felicidad en esta vida y saber regalarla a los demás. Así sea.

[Índice]

Oración a San Juan María Vianney

[Latín]

Patrono de los párrocos

 

Dios omnipotente y misericordioso, que llenaste a San Juan María Vianney de empeño pastoral, admirable sujeción a la oración y amor a la penitencia, te pedimos que, por su ejemplo e intercesión, ganemos almas para Cristo, y podamos conseguir con Él la gloria eterna. Por el mismo Cristo nuestro Señor. Amén.

[Índice]

Oración de San Josemaría para pedir la Santa Pureza

 

Jesús, que mi pobre corazón sea huerto sellado; que mi pobre corazón sea un paraíso, donde vivas Tú; que el Ángel de mi Guarda lo custodie, con espada de fuego, con la que purifique todos los afectos antes de que entren en mí: Jesús, con el divino sello de tu Cruz, sella mi pobre corazón.

[Índice]

Yo en la cama, Tú en la Cruz

 

Oración para las personas enfermas.

¡Jesús, Jesús! yo en la cama y Tú en la cruz.

Yo en la cama, acostado; Tú en la cruz, clavado.

Yo, la cabeza en blanda almohada; Tú, la tuya, de espinas coronada.

Yo, quejándome; Tú, animándome.

Yo, sin pensar que mis dolores unidos a los tuyos, tienen un valor infinito; Tú, anhelando sufrir más para pagar nuestros pecados.

Jesús, Jesús, yo en la cama y Tú en la cruz.

Jesús, creo en Ti. Jesús, espero en Ti. Jesús, voy a Ti.

[Índice]

Tarde te amé

[Latín]

(San Agustín, Conf X, 27)

 

¡Tarde te amé, Dios mío, hermosura tan antigua y tan nueva; tarde te amé! Tú estabas dentro de mi alma y yo había salido fuera de mí, y allí fuera te buscaba; y perdiendo la hermosura de mi alma, me lanzaba sobre las hermosas criaturas que Tú creaste. Tú estabas conmigo, pero yo no estaba contigo. Me tenían atado, lejos de Ti, esas cosas que, si no estuvieran sostenidas por Ti, no existirían. Pero Tú me llamaste, me gritaste, rompiste mi sordera. Brilló tanto vuestra luz, fue tan grande vuestro resplandor, que echaste de mis ojos la ceguera. Exhalaste tu espíritu, llegó hasta mí vuestra fragancia, y te anhelé. Te gusté y te comí y te bebí. En fin, Señor, me tocaste y me abrasé en tu paz.

[Índice]