Anexos

 


Misterios gozosos

(lunes y sábados)

 

1º. La Encarnación.

2º. La Visitación de Nuestra Señora a su prima Santa Isabel.

3º. En Nacimiento del Hijo de Dios en Belén.

4º. La Purificación de Nuestra Señora.

5º. El niño perdido y hallado en el templo.

[Volver]

Misterios dolorosos

(martes y viernes)

 

1º. La oración del Huerto.

2º. La flagelación del Señor.

3º. La coronación de espinas.

4º. La cruz a cuestas.

5º. Jesús muere en la Cruz.

[Volver]

Misterios luminosos

(jueves)

 

1º. El Bautismo en el Jordán;

2º. La autorrevelación de Jesús en las bodas de Caná;

3º. El anuncio del Reino de Dios invitando a la conversión;

4º. La Transfiguración;

5º. La institución de la Eucaristía.

[Volver]

Misterios gloriosos

(miércoles y domingos)

 

1º. La Resurrección del Señor.

2º. La Ascensión del Señor.

3º. La venida del Espíritu Santo.

4º. La Asunción de Nuestra Señora.

5º. La Coronación de María Santísima.

[Volver]

Triduo Pascual

[Volver a Rosario: Español, Latín]

 

Durante el Triduo Pascual, se sustituye el rezo del Gloria por las siguientes oraciones:

Jueves Santo:

V/. Christus factus est pro nobis
R/. Obœdiens usque ad mortem.

Viernes Santo:

V/. Christus factus est pro nobis obœdiens usque ad mortem,
R/. Mortem autem crucis.

Sábado Santo:

V/. Christus factus est pro nobis obœdiens usque ad mortem, mortem autem crucis.
R/. Propter quod et Deus exaltávit illum, et dedit illi nomen, quod est super omne nomen.

 

(Traducción: Cristo se hizo por nosotros // obediente hasta la muerte // y muerte de Cruz. // Por eso Dios lo exaltó y le dio el Nombre que está sobre todo nombre; cfr. Fil 2, 8-9).

[Volver a Rosario: Español, Latín]

 

Antífonas para el Breviario

También durante esos días y la Octava de Pascua cambian algunas antífonas:

Jueves Santo:

Christus factus est pro nobis obœdiens usque ad mortem.

Viernes Santo:

Christus factus est pro nobis obœdiens usque ad mortem, mortem autem crucis.

Sábado Santo:

Christus factus est pro nobis obœdiens usque ad mortem, mortem autem crucis. Propter quod et Deus exaltávit illum, et dedit illi nomen, quod est super omne nomen.

Domingo de Resurrección y su Octava:

Hæc dies quam fecit Dóminus: exsultémus et lætémur in ea, alleluia.

[Volver a Rosario: Español, Latín]

Evangelios para la Comunión de enfermos y la Comunión fuera de la Misa

[Volver a Comunión De enfermos, Fuera de la Misa]

 

Lectura del Evangelio según San Juan (14,6)

Yo soy el Camino, la Verdad y la Vida: nadie llega al Padre si no es por Mí.

Palabra del Señor.
R/. Gloria a Ti, Señor, Jesús.


O bien:

Lectura del Evangelio según San Juan (15,4)

Permaneced en Mí y Yo en vosotros. Como el sarmiento no puede dar fruto por sí mismo, si no permanece en la vid, así tampoco vosotros si no permanecéis en Mí.

Palabra del Señor.
R/. Gloria a Ti, Señor, Jesús.

Otros Evangelios posibles: Io 6,54-55; Io 14,23; Io 14,27; Io 15,5.

[Volver a Comunión De enfermos, Fuera de la Misa]

Evangelios para la Comunión de enfermos y la Comunión fuera de la Misa

[Volver a Comunión De enfermos, Fuera de la Misa]

 

Léctio Sancti Evangélii secúndum Ioannem (14,6)

Dicit ei Iesus: “Ego sum via et véritas et vita. Nemo venit ad Patrem nisi per me”.

V/. Verbum Dómini.
R/. Laus tibi, Christe.


O bien:

Léctio Sancti Evangélii secúndum Ioannem (15,4)

Manéte in me, et ego in vobis. Sicut palmes non potest ferre fructum a semetípso, nisi mánserit in vite, sic nec vos, nisi in me manséritis.

V/. Verbum Dómini.
R/. Laus tibi, Christe.

Otros Evangelios posibles: Io 6,54-55; Io 14,23; Io 14,27; Io 15,5.

[Volver a Comunión De enfermos, Fuera de la Misa]

Otros textos del Nuevo Testamento que se pueden usar en la Bendición con el Santísimo

[Volver]

 

I Cor 10, 16-17

Hermanos:

El cáliz de nuestra Acción de Gracias, ¿no nos une a todos en la Sangre de Cristo?; y el pan que partimos, ¿no nos une a todos en el Cuerpo de Cristo?

El pan es uno, y así nosotros, aunque somos muchos, formamos un solo cuerpo, porque comemos todos del mismo pan.


O bien:

Jn 6, 51-58

En aquel tiempo,

dijo Jesús a los judíos:

-Yo soy el pan vivo que he bajado del cielo. El que coma de este pan vivirá para siempre. Y el pan que Yo daré es mi Carne, para la vida del mundo.

Disputaban entonces los judíos entre sí: -¿Cómo puede éste darnos a comer su carne?

Entonces Jesús les dijo: -Os aseguro que si no coméis la Carne del Hijo del Hombre y no bebéis su Sangre, no tenéis vida en vosotros. El que come mi Carne y bebe mi Sangre, tiene vida eterna, y Yo lo resucitaré en el último día. Mi Carne es verdadera comida y mi Sangre es verdadera bebida. El que come mi Carne y bebe mi Sangre, habita en Mí y Yo en él.

-El Padre que vive me ha enviado y Yo vivo por el Padre; del mismo modo, el que me come, vivirá por Mí. Éste es el pan que ha bajado del cielo: no como el de vuestros padres, que lo comieron y murieron: el que come este pan vivirá para siempre.


O bien:

I Jn 5, 4-8

Queridos hermanos:

Todo el que ha nacido de Dios vence al mundo. Y nuestra fe es la que nos ha dado la victoria sobre el mundo. Porque, ¿quién es el que vence al mundo? Sólo el que cree que Jesús es el Hijo de Dios.

Jesucristo es el que se manifestó por medio del agua y de la sangre; Él vino, no sólo con agua, sino con agua y con sangre. Y el Espíritu es el que da testimonio, porque el Espíritu es la verdad. Así pues, los testigos son tres: el Espíritu, el agua y la sangre. Y los tres están de acuerdo.

[Volver]

Otros textos del Nuevo Testamento que se pueden usar en la Bendición con el Santísimo (Latín)

[Volver]

 

I Cor 10, 16-17

Fratres:

Calix benedictiónis, cui benedícimus, nonne communicátio sánguinis Christi est? Et panis, quem frángimus, nonne communicátio córporis Christi est? Quóniam unus panis, unum corpus multi sumus, omnes enim de uno pane participámur.


O bien:

Jn 6, 51-58

In illo témpore, dixit Iesus Iudaeis:

“Ego sum panis vivus, qui de cælo descéndi. Si quis manducáverit ex hoc pane, vivet in aetérnum; panis autem, quem ego dabo, caro mea est pro mundi vita”.

Litigábant ergo Iudaei ad ínvicem dicéntes: “Quómodo potest hic nobis carnem suam dare ad manducándum?”.

Dixit ergo eis Iesus: “Amen, amen dico vobis: Nisi manducavéritis carnem Fílii hóminis et bibéritis eius sánguinem, non habétis vitam in vobismetípsis. Qui mandúcat meam carnem et bibit meum sánguinem, habet vitam aetérnam; et ego resuscitábo eum in novíssimo die. Caro enim mea verus est cibus, et sanguis meus verus est potus. Qui mandúcat meam carnem et bibit meum sánguinem, in me manet, et ego in illo.

Sicut misit me vivens Pater, et ego vivo propter Patrem; et, qui mandúcat me, et ipse vivet propter me. Hic est panis, qui de caelo descéndit, non sicut manducavérunt patres et mórtui sunt; qui mandúcat hunc panem, vivet in aetérnum”.


O bien:

I Jn 5, 4-8

Caríssimi:

Quóniam omne, quod natum est ex Deo, vincit mundum; et hæc est victória, quæ vicit mundum: fides nostra. Quis est qui vincit mundum, nisi qui credit quóniam Iesus est Filius Dei?

Hic est qui venit per aquam et sánguinem, Iesus Christus; non in aqua solum sed in aqua et in sánguine. Et Spíritus est, qui testificátur, quoniam Spíritus est véritas. Quia tres sunt qui testificántur: Spíritus et aqua et sanguis; et hi tres in unum sunt.

[Volver]

Traducción de los Himnos de la Bendición con el Santísimo

 

Pange lingua

Canta, oh lengua, del glorioso
Cuerpo de Cristo el misterio,
y de la Sangre preciosa
que, en precio del mundo
vertió el Rey de las naciones,
fruto del más noble seno.

[Volver]

Tantum ergo

Veneremos, pues, postrados
tan augusto sacramento;
y el oscuro rito antiguo
ceda a la luz de este nuevo;
supliendo la fe sencilla
al débil sentido nuestro.

Al Padre y al Hijo,
gloria y vítores sin cuento;
salud, honor y poder,
bendición y gozo eterno:
y al que procede de ambos
demos igual alabanza. Amén.

[Volver]

Salmo 116: Laudate Dominum

Alabad al Señor todas las naciones,
alabadle todos los pueblos.
Porque su misericordia ha sido confirmada sobre nosotros;
y la verdad del Señor permanece para siempre.

Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo;
como era en un principio, ahora y siempre por los siglos de los siglos. Amén.

[Volver]

Otros cantos que se pueden usar en la Bendición con el Santísimo

[Volver]

 

Dios de Amores

Dios de amores, Santa Eucaristía,
mira al pueblo de tu Corazón.
Todo es tuyo, lo ha jurado un día,
todo es tuyo, salva el Ecuador.

Corazón de Jesús,
Arca de Vida,
Faro y Puerto,
Luz y Salvación.

Dios de amores...


Cantemos al Amor de los amores

Cantemos al amor de los amores,
cantemos al Señor.
Dios está aquí,
venid, adoradores,
adoremos a Cristo Redentor.

Gloria a Cristo Jesús;
cielos y tierra, bendecid al Señor;
honor y gloria a Ti, Rey de la gloria,
amor por siempre a Ti, Dios del amor.


Alabado sea el Santísimo

Alabado sea el Santísimo
Sacramento del Altar,
y María Concebida
sin pecado original (bis).


Oh buen Jesús

Oh buen Jesús, yo creo firmemente
que por mi bien estás en el altar,
que das tu Cuerpo y Sangre juntamente
al alma fiel en celestial manjar.

Indigno soy, confieso avergonzado
de recibir la Santa Comunión;
Jesús que ves mi nada y mi pecado,
prepara Tú mi pobre corazón.

Oh buen Jesús Pastor fino y amante
mi corazón se abrasa en santo ardor;
si te olvidé hoy juro que constante
he de vivir tan solo de tu amor.

Dulce maná de celestial comida,
gozo y salud de quien te come bien,
ven sin tardar, mi Dios mi luz, mi vida;
desciende a mí, hasta mi pecho ven.


Jesús amoroso

Jesús amoroso, el más fino amante,
quiero en todo instante sólo en Ti pensar.
Tú eres mi tesoro, Tú eres mi alegría,
Tú eres vida mía yo te quiero amar.

Oh Corazón dulce de amor abrasado,
quiero yo a tu lado por siempre vivir
y en tus llagas santas viviendo escondido
de amores herido en ellas vivir.


Cerca de Ti, Señor

Cerca de Ti, Señor, yo quiero estar;
tu grande eterno amor quiero gozar.
Llena mi pobre ser, limpia mi corazón;
hazme tu rostro ver en la aflicción.

Mi pobre corazón inquieto está,
por esta vida voy buscando paz.
Mas sólo Tú, Señor, la paz me puedes dar;
cerca de Ti, Señor, yo quiero estar.

Pasos inciertos doy, el sol se va;
mas, si contigo estoy, no temo ya.
Himnos de gratitud alegre cantaré,
y fiel a Ti, Señor, siempre seré.

Día feliz veré creyendo en Ti,
en que yo habitaré cerca de Ti.
Mi voz alabará tu santo nombre allí,
y mi alma gozará cerca de Ti.

[Volver]

Alabanzas de desagravio (Ecuador):

[Volver a la Bendición: Español, Latín]

 

Bendito sea Dios.
Bendito su santo Nombre.
Bendito Jesucristo, verdadero Dios y verdadero Hombre.
Bendito el Nombre de Jesús.
Bendito su Sacratísimo Corazón.
Bendita su Preciosísima Sangre.
Bendito Jesús en el Santísimo Sacramento del Altar.
Bendito el Espíritu Santo Paráclito.
Bendita la excelsa Madre de Dios, María Santísima.
Bendita su santa e Inmaculada Concepción.
Bendita su gloriosa Asunción.
Bendito el nombre de María, Virgen y Madre.
Bendito San José, su castísimo esposo.
Bendito Dios en sus ángeles y santos.
Dadnos, Señor, sacerdotes santos.
Dadnos, Señor, sacerdotes santos.
Dadnos, Señor, sacerdotes santos.

Alabanzas de desagravio (Chile):

[Volver a la Bendición: Español, Latín]

 

Bendito sea Dios.
Bendito sea su Santo Nombre.
Bendito sea Jesucristo, verdadero Dios y verdadero Hombre.
Bendito sea el Nombre de Jesús.
Bendito sea su Sagrado Corazón.
Bendita sea su Preciosa Sangre.
Bendito sea Jesús en el Santísimo Sacramento del altar.
Bendito sea el Espíritu Santo Consolador.
Bendita sea la Incomparable Madre de Dios la Santísima Virgen María.
Bendita sea su Santa e Inmaculada Concepción.
Bendita sea su Gloriosa Asunción.
Bendito sea el Nombre de María Virgen y Madre.
Bendito sea San José su Casto Esposo.
Bendito sea Dios en sus Ángeles y en sus Santos.
Amén.

Alabanzas de desagravio (Argentina):

[Volver a la Bendición: Español, Latín]

 

Bendito sea Dios.
Bendito sea su santo Nombre.
Bendito sea Jesucristo, verdadero Dios y verdadero Hombre.
Bendito sea el Nombre de Jesús.
Bendito sea su Sacratísimo Corazón.
Bendita sea su Preciosísima Sangre.
Bendito sea Jesús en el Santísimo Sacramento del altar.
Bendito sea el Espíritu Santo Consolador.
Bendita sea la excelsa Madre de Dios, María Santísima.
Bendita sea su Santa e Inmaculada Concepción.
Bendita sea su gloriosa Asunción.
Bendito sea el Nombre de María, Virgen y Madre.
Bendito sea san José, su castísimo esposo.
Bendito sea Dios en sus ángeles y en sus santos.
Amén.